Portada | Tienda | Chat | Buscador | Busca docsContactoLo nuevo30000 libros | Superación personal | Artículos
General  | Traductor |   Inglés  |  Francés  |   Alemán  |   Italiano  |   Otros 1 (A-E) | 2 (F-L) | 3 (N-S) | 4 (T-U)
Árabe  |  Chino  |   Esperanto  |   Griego Idioma japonés Japonés  |  Idioma portugués Portugués Idioma rumano Rumano Idioma ruso Ruso  |   Catalán Euskera
61 usuarios conectados   Portal de Idiomas Astalaweb


10 beneficios de aprender un idioma


1. Conectar con los demás
Uno de los aspectos más gratificantes de la experiencia humana es nuestra capacidad para conectar con los demás. Ser capaz de comunicarse con alguien en su idioma es un regalo increíble. Los bilingües tienen la oportunidad única de comunicarse con un mayor número de personas en su vida personal y profesional. Saber el idioma autóctono de una ciudad o país te convierte en un lugareño, abriéndote el mundo literal y figuradamente. Las comunidades te formarán. Te sentirás humilde ante la amabilidad de los desconocidos. Construirás amistades para toda la vida. Y sólo por estas razones, verás la recompensa de aprender idiomas durante muchos años. Como consejo, puedes revisar las opiniones de Preply y acceder a una de las plataformas más aclamadas para aprender idiomas. Otra opción es acceder al sitio web de aprendizaje de la BBC donde podrás escuchar multitud de vídeos y acceder a tutoriales y cursos para mejorar tus capacidades en el idioma anglosajón.


2. Avanzar en tu carrera
Los conocimientos de idiomas pueden ser una importante ventaja competitiva que te diferencie de tus compañeros monolingües. Se encuentran entre las ocho principales habilidades requeridas de todas las ocupaciones -sin importar su sector o nivel de habilidad- y la demanda de profesionales bilingües está aumentando exponencialmente.  Los empresarios buscan profesionales que puedan comunicarse sin problemas con los clientes en mercados extranjeros nuevos y en expansión, así como servir y vender a una gran población nacida en el extranjero aquí en casa.  Como incentivo adicional, en muchos casos, los conocimientos lingüísticos también dan lugar a primas de contratación y a un aumento de los salarios. Sea cual sea tu aspiración profesional, si añades conocimientos de idiomas a la mezcla, ¡estarás por delante de los demás! Ya sabes, dominar un nuevo idioma se considera una importante ventaja si pretendes progresar en el mundo laboral.


3. Alimentar tu cerebro
Los numerosos beneficios cognitivos de aprender idiomas son innegables. Las personas que hablan más de un idioma mejoran su memoria, su capacidad de resolución de problemas y de pensamiento crítico, su concentración, su capacidad de realizar varias tareas a la vez y su capacidad de escucha. Pasan de una tarea a otra y observan los cambios en su entorno con más facilidad que los monolingües, además de mostrar signos de mayor creatividad y flexibilidad. Por si fuera poco, a medida que envejecemos, ser bilingüe o multilingüe también ayuda a evitar el envejecimiento mental y el deterioro cognitivo.


4. Profundizar en tu conexión con otras culturas
El idioma es la conexión más directa con otras culturas. Ser capaz de comunicarse en otro idioma nos expone y fomenta el aprecio por las tradiciones, las religiones, las artes y la historia de los pueblos asociados a esa lengua. Una mayor comprensión, a su vez, fomenta una mayor tolerancia, empatía y aceptación de los demás; los estudios demuestran que los niños que han estudiado otra lengua son más abiertos y expresan actitudes más positivas hacia la cultura asociada a esa lengua.


5. Contemplar el mundo
Viajar como hablante de la lengua local puede revolucionar un viaje al extranjero. Mientras que los viajeros monolingües son capaces de visitar los mismos lugares, los viajeros que saben más de un idioma tienen más posibilidades de navegar fuera de la burbuja turística y de conectar e interactuar con el lugar y su gente de una manera que a menudo es inaccesible para los que no conocen el idioma. Aprender una segunda lengua también abre puertas adicionales a las oportunidades de estudiar o trabajar en el extranjero.


6. Convertirse en un ciudadano más cosmopolitas
En un mundo en el que se hablan más de 6.000 lenguas, a veces es necesario traducir, pero hablar al menos una lengua más nos permite acceder a información que de otro modo estaría vedada. Por ejemplo, las personas que dominan otros idiomas son capaces de navegar por Internet como auténticos ciudadanos globales, consumiendo y evaluando medios de comunicación y entretenimiento extranjeros.


7. Facilitar la capacidad políglota
El aprendizaje de un segundo idioma no sólo mejora la capacidad de comunicación y multiplica el vocabulario en la primera lengua -sí, de verdad-, sino que las investigaciones demuestran que facilita el aprendizaje de otros idiomas, especialmente entre los niños. Esto se debe a que, cuando se aprende un nuevo idioma, se desarrollan nuevas redes cerebrales que están preparadas y listas para el aprendizaje de un tercero.


8. Aumentar la confianza en uno mismo
Cualquier estudiante de idiomas puede dar fe de que comete su cuota de errores mientras descubre este nuevo paradigma, a menudo delante de un público. Es una parte necesaria del proceso de aprendizaje. Aprender una nueva lengua significa exponerse y salir de la zona de confort. La ventaja es la increíble sensación de logro que sentirás al conversar con alguien en su lengua materna.


9. Fortalecer la toma de decisiones
Los estudios demuestran que las decisiones que se toman en un segundo idioma están más basadas en la razón que las que se toman en la lengua materna. Al contrario de lo que se piensa, cuando deliberamos en un segundo o tercer idioma, nos distanciamos de las respuestas emocionales y de los prejuicios profundamente asociados a nuestra lengua materna. ¿El resultado? Decisiones sistemáticas y lúcidas basadas únicamente en los hechos.


10. Ganar perspectiva
Cuando exploramos una nueva lengua y cultura, naturalmente establecemos comparaciones con lo que nos es más familiar. Conocer otra cultura arroja luz sobre aspectos de la nuestra -tanto positivos como negativos- que quizá no habíamos considerado antes. Es posible que descubras un mayor aprecio por lo que tienes, o que decidas cambiar las cosas.